Radio Guatapurí 740 AM

A+ A A-

Celso Guerra Gutierrez (64)

Valora este artículo
(0 votos)

A mediados del siglo pasado, en el vasto territorio que comprendía los dominios del valle del cacique Upar, pululaban orquestas y bandas  de todos los niveles en  todas las poblaciones de  este territorio

Estas agrupaciones eran las dueñas de los salones de bailes de la época, la música vallenata todavía seguía reducida a corrales, potreros y patios.

En Valledupar se conformaron  bandas y orquestas  con músicos de la región y de otras procedencias, quienes se quedaban a vivir aquí por  la oferta y buena  remuneración de las orquestas de la comarca.

En el Valle era común escuchar los nombres de “Los Picapiedras”, banda  dirigida por el vallenato  Hugues Maya Ruiz;  “Los  “Modernos”, de los hermanos García, quienes llegaron de  Calmar, Bolívar y echaron raíces en Valledupar;  la orquesta  Néstor García, oriundo también de esa población sabanera; “Los Caballeros del Ritmo”,  y “Lucho” Zuleta, y su banda, entre otros.

 Desde  Villanueva se oía  el  melodioso sabor de las orquestas de Reyes Torres y de “Juancho Gil”, papá de “El Turco Gil”; en Urumita, estaba la banda “Santa Cruz de la Sierra”; en La Paz, militaba la banda “San Francisco de Asís”;  dirigida por los Hermanos Calderón, conocida también como “Manito” Johnson, este integrante tocaba los platillos y oficiaba como  manejador, era quien salía a buscar los contratos.

Todos estos  grupos orquestales de la región desaparecieron de la faz musical, ante la irrupción de la música vallenata.

De esa época sobrevive en La Jagua de Ibirico, la orquesta “Los Cumbancheros del Ritmo” fundada  hace 80 años por el músico Miguel Sierra y sus hermanos junto a  Mario Ríos,  llamada originalmente banda “San Miguel”, en alusión al patrono del pueblo.  

Los hermanos Sierra: Miguel, Máximo y Agapito,  heredaron la vena musical de su papá, quien interpretaba acordeón

 Cuando “Lucho” Bermúdez, fue director de la banda municipal de Chiriguaná, durante tres años,  los hermanos Sierra  se trasladaban hasta ese municipio a recibir clases de música de este extraordinario clarinetista y compositor del Carmen de Bolívar.

Allí Miguel Sierra, sobresalió entre sus “Cumbancheros del Ritmo”, porque era músico aplicado en varios instrumentos, interpretaba saxofón, acordeón, clarinete y percusión.

Lamentaba el maestro Sierra, que en La Jagua estuvo fugazmente Alfredo Gutiérrez con su hijo Alfredo, al cual le presto su acordeón de dos teclados para que su hijo ensayara, nunca le regreso el instrumento.   

“Los Cumbancheros del Ritmo”, tuvieron gran protagonismo en toda la región  del Cesar  y Santanderes.            

Esta agrupación  fue elevada a la categoría de patrimonio cultural, gracias al plan de formación artística de la  alcaldesa Yarcelys Rangel y su director de cultura Gregorio Iguaran.

17 integrantes siguen  amenizando eventos, además ofician como maestros de música formando  niños y jóvenes de 5 y 17 años que ingresaran a la orquesta  o militaran en otras

Entre “Los Cumbancheros” históricos  sobresalen el ex guitarrista, hoy  cantante, Galy Galeano, el bajista José Vásquez y  el cantante Jesús Vides.

“Los Cumbancheros”, divulgaron por el mundo  la canción orgullo de su sentir, “Jagua de Ibirico”, de Néstor Jiménez.

Publicado en Celso Guerra Gutierrez
Escrito por
Leer más ...
Valora este artículo
(0 votos)

Emporio ganadero en la región quizás de los primeros del nuevo mundo, 1726, por la fertilidad de estas tierras para la cría ganadera.

Este hato fue fundado por el español Juan Bautista de Mier, para sostener gastos de la colonia y la guerra de España con otros países, además  surtir demanda exterior, de allí partía  ganado en pie, para ser llevados  en embarcaciones marítimas o fluviales, estos  viajes  requerían  aproximadamente 500  vaqueros.

El epicentro de Las Cabezas,  fue el municipio del Paso y sus límites colindaban desde Valencia de Jesús hasta  Mompox.

En su mayoría los vaqueros que allí trabajaban eran músicos empíricos porque el acarreo  de estos animales por esos extensos  terrenos así se los exigía.

Se presume que en la población de El Paso, hubo ganado perdido, que en  ocasiones era sacrificado para vender el cuero y el cebo, su carne no se consumía, otra veces era recogido  por negros  esclavos o cimarrones, que laboraban  en  las cabezas,  allí se divertían  guiando con sus cantos  manadas de ganado.

Los africanos en su tierra natal descubrieron  la sensibilidad  del ganado con la música, aquí como allá, guiaban numerosas recuas de ganado en hileras durante  días, 24 horas, en largas y extenuantes jornadas, el ganado caminaba bajo la orientación extasiada de sus  voces cantadoras, retando peligros que acechaban en el camino, tigres, caimanes.

Dice Tomas Darío  Gutiérrez, allí  en El Paso el ganado y la música van de la mano, ahí cada hombre fue un vaquero y cada vaquero un cantador, herencia de nuestros ancestros africanos

El encuentro de dos culturas tan disímiles en esta región, la africana y la indígena, dio como resultado el zambaje que ocasiono la explosión musical,  alegría que  nos dio  El Paso  y que inundo de música al mundo, con estilo propio.

Por ese mestizaje,  el Paso  fue   bastión  musical, emergieron personajes con grandes   obras que se perdieron o fueron usurpadas.

Ciento diez bastiones musicales  paseros herederos de  la vena musical africana e indígena, más que la europea, trabajaron en esta hacienda , sus descendientes fueron :  Juan Bautista Duran Petrel, abuelo de Alejo,  gaitero y tamborero; la mama , Juana Díaz Villarreal, Cantaora y compositora ;  el papa  de Alejo , Nafer Neonato Duran y  los hermanos, Luis Felipe y Nafer  acordeoneros;  además están los acordeoneros  Víctor Silva y Octavio Mendoza, considerado en la época el rey del merengue.

José Antonio Serna,  compositor de “Zoila”; German Serna,  de  “Sielva María” y “El Negro Maldito”;  Pedro Nolasco Martínez  sus hijos Samuel  y Rafael; Carlos Serna, acordeonero  ejecutante de  merengue; Rosendo Romero Villareal , primo de Alejo, y su Hijo Escolástico, acordeoneros, este último  en su oficio de  vaquero  arriaba  un lote de ganado  de Becerril a Venezuela, conoció a  Emiliano en Villanueva y  se quedó allí hasta su muerte,  Escolástico era el papa de Israel, fundador de “El Binomio de Oro”, de Rosendo y  Norberto.

Alejo Duran, próximo a cumplir 100 años de nacimiento,  fue el más ilustre ex trabajador de la Hacienda Santa Bárbara Las Cabezas.  

Publicado en Celso Guerra Gutierrez
Escrito por
Leer más ...
Valora este artículo
(0 votos)

Ante  el fallecimiento  del joven cantor  Martin Elías, familiares más cercanos han montado  un reality al mejor estilo de Las Vegas, show abarrotado de  público siguiendo  las incidencias entre expectantes y sorprendidos por las diatribas de alto poder  belicoso que van y vienen, entre viuda, madre, ex concubina,  ex compañero de trabajo  y esposa de ex compañero, alegando derechos.

Deplorable  espectáculo  brindan familiares del  artista que dio en su paso fugaz por la tierra, la alegría y nobleza heredada de su padre.

Mesura  a estas personas, como familia sensata sus diferencias deben arreglarlas en privado, no alimenten el morbo del vulgo.

Pruebas sobre altruismo y sensibilidad con sus seguidores, de estos personajes brotan por doquier, en la velación  de Martin  en el parque,  encontramos deambulando a  la Anciana, María de los Ángeles Márquez, de 74 años de Barranquilla, llego hasta  Valledupar exclusivamente a despedir al artista.

Nos dijo, que  conoció a Martin Elías siendo niño, de la mano de Diomedes Díaz, quien lo llevaba  a los espectáculos  en  Barranquilla, María, se apostaba a un lado de la entrada de estos eventos, el Cacique  la divisaba y la  instaba a entrar para que lo acompañara y vendiera sus productos.

En la entrada de la caseta encontrabala oposición de los porteros, alegaban: “la señora debe comprar la entrada”, Diomedes verdaderamente molesto, llamó a Chapman,  organizador del evento y lo sentencio, “si a ella no la dejas entrar, tampoco entro yo”, las puertas se abrieron, ella entró, vendió sus chucherías y Diomedes al final del espectáculo le dio su propina, así ocurrió muchas veces, alrededor  del departamento del Atlántico

Apenas María de los Ángeles, supo del deceso trágico de Martín, empacó la desesperanza y el dolor, se vino al valle con pasaje prestado con la promesa de devolverlo y conseguir el de regreso a través de sus ventas  ambulantes.

En el parque la vimos apesadumbrada, más que por  el sol infernal que siempre azota la región la pobreza y el paso de los años,  estaba adolorida por el impacto inesperado de la muerte de suídolo.

Con su andar lento, su mirada lejos, María cargaba una  chaza que colgaba de su cadera con unos pocos cigarrillos de marca barata, chicles y fósforos que siempre ha vendido  durante 50 años.

Márquezcomentó: “Martín Elías era el amor de mi vida”. La anciana siguió diciendo, iba a las presentaciones de Martín en la arenosa, él era de buen augurio para la venta de sus escasos productos, al final del concierto la ubicaba y la gratificaba.

En el parque, en el ocaso del segundo  día de velatorio,  asistieron 20 mil personas, observamos a María, apretujada en el tumulto haciendo cola, vestida de riguroso negro,  quería ver por última vez a Martín, cerca del ataúd  la atajaron, le dijeron que  no había tiempo para el  adiós, resignada hizo una oración, siguiósu venta  para conseguir  el pasaje  para regresar a Barranquilla, no supimos más de ella.

Colofón: A estos humildes seguidores que con sacrificio hacen grande al  artista, es a quien hay que respetar señores.

Publicado en Celso Guerra Gutierrez
Escrito por
Leer más ...
Valora este artículo
(0 votos)

Atrás quedaron tiempos en Valledupar, se estrenaban discos de artistas vallenatos con multitudinarias caravanas, miles de personas respaldaban con su presencia al artista que promovía su nuevo fonograma, la gente iba al aeropuerto sitio del recibimiento del disco, se movilizaban a pie, carro, bicicletas, motos, hasta carros e mulas.
Los disqueros descubren la magia de la música vallenata, llegaron al valle en manadas en búsqueda de talentos para grabar su música, los discos salían al mercado sin mayor promoción, al ser sonados en las pocas emisoras de radio de Valledupar, el público salía a comprarlos masivamente.

Los músicos de esa generación, Jorge Oñate con los López celebraban remitiéndose a parrandear escuchando sus nuevas canciones con amigos cercanos en el patio de la casa de Alfredo Enrique Maya Armenta, conocido como “Pindengue”, o en los billares américa de La Paz de Javier López, Los hermanos Zuleta lo hacían en casa de Armando Uhia.

Quien rompe con este esquema fue Diomedes Díaz, quien al ver crecer como espuma su número de seguidores, decide darles participación de esta celebración y convierte al valle en una inmensa parranda, los invita recibir el disco “La Locura” que grabo con Rois, en el aeropuerto, ríos de personas esperaban ansiosos el nuevo disco.

“El Cacique” al llegar a Valledupar procedente de Bogotá flameaba el Lp en la puerta del avión, ovación total.

La caravana colorida, imponente, desfilaba por las calles de la capital mundial del vallenato, con personas de todas las edades y estratos, Diomedes subido en la máquina de bomberos saludaba a su público que lo aclamaba al lado y lado de las calles, rugían equipos de sonidos a todo volumen con su música nueva, los seguidores deliraban embriagados con las canciones, era frenesí total, alegría, éxtasis folclórico.

La caravana no tenía un punto de llegada concreto, los parranderos diomedistas se esparcían por la ciudad y la región, quedaban como la cometa loca, se refugiaban en las cantinas a seguir el jolgorio.

El acucioso periodista Aquiles Hernández trabajaba con la joven agrupación “Los Diablitos”, observo este pequeño detalle y planeo el lanzamiento del tercer disco de los artistas con caravana que termino por primera vez en la plaza Alfonso López con concierto a sus seguidores, con Omar Geles y Miguel Morales. 
Este modelo fue copiado, se organizaron cientos de caravanas con conciertos con diferentes características, Peter Llego en helicóptero, Silvestre concluye en el parque, Martin Elías estrenaba discos donde fue velado durante tres días.
Hoy se acude a estrategias originales, Farid Ortiz saboreo con miles de seguidores tres suculentos calderos de arroz trifásicos colocados en la puerta de cada una de las emisoras del valle en el estreno del disco “El machete”, con ellos bailo, rió, canto, y comió, su clientela olvidó el arroz para posar con el artista. 
Otros músicos han seguido esta estrategia del caldero de arroz y discos para regalar, no han contado con la misma suerte de Farid, a ellos les hacen cola para saborear arroz, más no para recibir el disco.

Publicado en Celso Guerra Gutierrez
Escrito por
Leer más ...
Valora este artículo
(0 votos)

Algunos neófitos o mojigatos del folclor, se rasgaron y creo que se  siguen rasgando  las vestiduras, porque Willber Mendoza,  serio aspirante a la corona de rey de reyes en la más reciente versión  de esta competición  en el festival vallenato, quien al conocer el fallo que le daba el título a Álvaro López, en medio aun del fragor de la contienda  y algunas etílicos  de más,  lanzo expresiones en contra del ganador.

Olvidan estas personas quienes exigen a Willber que presente excusas  a su rival, que el desacuerdo, controversia  hacen parte de cualquier tipo de concursos, en estos no hay unanimidad conceptual  en torno a un ganador y  menos en el folclor del Valle, donde el pique hace parte de esta  música que está lleno de estos anécdotas.

La canción vallenata más conocida en el mundo  “La Gota Fría”, es producto de una prolongada rencilla musical de más de 40 años entre Lorenzo Morales y Emiliano Zuleta Baquero, era una pelea a distancia, nunca se vieron la cara.

O que el mismo Emiliano, experto verseador e i improvisador de décimas, versos de cuatro palabras y compositor, además de buen acordeonero también mantuvo una seria disputa con su medio hermano “Toño” Salas, que ni su mama “La Vieja” Sara pudo amainar, de este episodio quedaron canciones antológicas, solo el paso del tiempo los amanso.

Luis E Martínez  y Abel Antonio, Mantuvieron una prolongada rivalidad de la que fueron testigos muchos pueblos de la región  y que sus seguidores atizaban de uno y otro lado, esta vieja piquería  traspaso las barreras de tiempo por cantos, como “El Zorro”, “El Pique”, entre otros.

Esta controversia ceso cuando “Abelito”, en medio de la contienda  tuvo amores con una hermana de su enemigo musical, de la cual nació el buen acordeonero, “El Negrito” Villa Martínez.

“Poncho Zuleta cuando se separó de su hermano la primera vez, dijo a Oñate en un canto, “Muero con mi arte”, Jorge  le respondió con una canción de Emiliano, y dijo que era un “Mal entendido”.     

Álvaro López fue tratado de “loro”, por  Iván Zuleta  al ser desbancado por Álvaro como acordeonero de Diomedes,  “El Cacique” le respondió a Iván, que le preguntara al festival cuanta ventaja le llevaba el loro.

Todavía recuerdan el fugaz rifa y rafe que tuvieron Diomedes Díaz, cuando estando  “el Cacique” preso,  Jorge Oñate le espeto, “te acabaste cabo e vela”, Diomedes le recordó, “que todos los pájaros cantaban, pero no  lo hacían igual”.

El legendario Francisco Moscote, el mismísimo que se ufanaba a haber hecho vomitar bolas de fuego y azufre al demonio a punta de acordeón y rezo, encontró su viacrucis por los corregimientos  del norte de Valledupar, Abraham Maestre lo  demolió a su antojo  a punta de notas y versos. 

Si nos acogiéramos a la tradición y a la lógica, Álvaro López  y  su acordeón bendito que lo llevo a ser coronado rey reyes , está obligado responderle a Mendoza,  así no cante, componga o verseé , para que el folclor del valle con la picaresca que lo ha caracterizado se siga enriqueciendo.

Publicado en Celso Guerra Gutierrez
Escrito por
Leer más ...
Valora este artículo
(0 votos)

Multitudinaria despedida le dio el pueblo costeño y principalmente Valledupar a su joven ídolo cantor Martin Elías Díaz  Acosta, fallecido trágicamente en una maltrecha y desvencijada  carretera del departamento de Sucre.

El  exceso de velocidad y el frenesí de su agitada carrera musical lo llevó  a la tumba, como ha sucedido con otros artistas del folclor Vallenato, este trágico final de sus vidas  es   consecuencia de la alta cotización que ha alcanzado la música vallenata en los mercados de la región y allende nuestras fronteras, el dinero, la fama y el comité de aplausos más cercano los ha vuelto irreflexivos.

La prudencia parece que se acabó dice Silvestre Dangond en una de sus canciones, y aplica bien en este momento aciago que vive la música vallenata.

La demanda que tienen nuestros más representativos artistas, los lleva a firmar dos  o más   presentaciones en un mismo día en distintas partes, los mánager en su afán de mostrar resultados económicos  obedecen estas órdenes que pone a los cantantes de la nueva generación a volar en los caminos de herraduras que tenemos, mal llamadas carreteras con consecuencias nefastas.

Vives lo dijo  en las coplas que publicó lleno de dolor cuando supo el deceso del cantor amigo.

Ay Ombe maldito el afán de la vida y la suerte traicionera  /Maldito el que se roba la plata de las carreteras.

Hasta lo políticos corruptos tienen responsabilidad en este hecho según Vives, a pesar que un fallo jurídico dijo lo contrario  en caso similar de Kaleb. 

Poncho Zuleta lo dijo en famosa entrevista a radio Guatapuri, reproducida por varios medios, concedida  el viernes santo a las dos de la tarde, estando todavía caliente el cuerpo sin vida de Martin Elías

“El afán de la vida, no es más que los altos volúmenes de dineros que manejan los artistas vallenatos, los ha vuelto clientes voraces de la sociedad de consumo, los vemos en carros de alta gama convertidos en símbolo de sus éxitos, a extremas  velocidades, vértigo que  ha llevado a varios  a la sepultura”.

“La rivalidad entre los músicos vallenatos  no es solo artística, o el que tenga más éxitos en las emisoras, redes sociales o tv, es de ostentación, del carro más costoso, las prendas, las casas más lujosas, las marcas de ropas más exclusivas,  más contratos bailables para una semana o un mes, estas banalidades les alimenta el ego hasta el extremo de exponer sus vidas en pos de sus logros”. 

Se han vuelto  indomables, la sencillez, base para encantar a  las masas, es cosa del pasado, Martin era la excepción en este aspecto, sus seguidores resaltan su sensibilidad social, ejemplo palpable su grupo que debía constar de 12 integrantes, estaba compuesto por 38 nominalmente.    

Lamentó Iván Villazon, “el andar en  buses que da más seguridad en las carreteras  a los cantantes de la nueva generación le parece  corronchera,”, inclusive han olvidado la calidez del hogar por entregarse de lleno a la embriaguez del poder que da el  dinero y la fama.

Publicado en Celso Guerra Gutierrez
Escrito por
Leer más ...
Valora este artículo
(0 votos)

El máximo evento folclórico de los colombianos, el festival vallenato, que arriba a su edición 50, versión rey de reyes cuarta generación, tendrá ribetes fabulosos, estarán enfrentados 21 acordeoneros profesionales coronados reyes de este arte, quienes dirimirán en este certamen quién será el rey de reyes para los próximos 10 años, una disputa que se presume será del más alto nivel competitivo por la calidad de los rivales.

En los inicios del festival, esta pugna entre reyes fue programada para que se diera diez años después del primer evento, es decir en 1977, pero extrañamente fue omitida por los directivos de esa época.

Comentaba “La Cacica”, quien por un tiempo estuvo ausente de la dirección del festival, que la persona que rigió los destinos del festival para esas calendas, y que estaba obligada a acatar los estatutos y convocar a los reyes  a concursar; no lo hizo, por el contrario, dijo que el festival había que “desconsuelizarlo”.

Esta actitud nos privó que viéramos en su esplendor los reyes  del festival primera generación disputando la corona entre ellos.

Tuvieron que pasar  largos veinte años para que se diera la primera justa entre reyes vallenatos, 1987, evento que tuvo antes y después de su desarrollo expectación total.

 Alfredo Gutiérrez trato de boicotear el festival al intentar obligar a los otros reyes a sublevarse y hacer exigencias al festival que sus directivas terminaron por no aceptar, viéndose obligado, “El rebelde”, a retirarse de la contienda antes del inicio.

El resto de concursantes respaldaron al festival con su presencia y allí  se dio tal vez la más épica batalla de acordeones sobre la tarima Francisco el hombre, a pesar de las diferencias de edades de los competidores, Alejo Duran, para esa época contaba con 69 años, Nicolás Mendoza, 53, Calixto Ochoa, 56, Luis E Martínez, 64,  Pangue Maestre, 26, Chiche Martínez, 29 años, Elberto López, 37, Egidio Cuadrado, 34, entre otros.

El público aclamaba a Gilberto Alejandro Duran, las canciones que interpreto están en el alma del pueblo, su presencia longeva generaba majestad, veneración.

Luis Martínez, lo eliminaron de la ronda final la pesada carga de los años, se le notaba cansado, Calixto Ochoa, como en el 70, vino con lo de él, se le vio  más preocupado por la mona.

 Al Pangue Maestre, lo daban como seguro rey, este favoritismo lo tuvo por ser el más joven de la contienda, se le veía con más bríos.

A Colacho la historia siempre lo reconocerá.

Para que no haya tanta diferencia de edad, entre uno y otro rival en el rey de reyes,  El  soberano pide para próximas ediciones de este carácter, este sea cada 5 años para aprovechar al máximo los dorados años de cada acordeonero, como ocurre  en eventos que se requiera de alta concentración mental y destreza física, como  mundial de futbol, olimpiadas; así  se  atraería  cada quinquenio más turistas.

Este mundo de conocimiento globalizado, de personas ávidas de música campesina, brindarle este espectáculo cada 5 años, este es un raciocinio elemental. 

Publicado en Celso Guerra Gutierrez
Escrito por
Leer más ...
Valora este artículo
(0 votos)

Es indudable que la región de Valledupar y sus alrededores  la dieron a conocer las historias mágicas de las canciones vallenatas, creadas por campesinos iletrados que narraban sus vivencias y las del entorno, eran  crónicas de buenas y malas noticias, de amores y desamores, que  pregonaban de pueblo en pueblo, a  donde llegaban a píe o en mula,  desafiando adversidades climáticas  y de salud, eran poblaciones  inhóspitas, ´pobres,  ricas en vías de herraduras, distantes, carentes de toda posibilidad de vida, hasta allí llegaban ellos,  eran esperados ansiosamente por la comunidad para conocer las noticias  de la región, del cual eran portadores .  

Eran acordeoneros solitarios, generalmente tímidos y distantes, por su posición social eran discriminados, la clase alta los remitió  a los patios de la casas marginadas donde  hacían maratónicas jornadas de versos y canciones que duraban días y hasta semanas, este evento se  conoce como  las famosas parrandas, las cuales muchos añoran, desconociendo tal vez, las consecuencias de pobreza  que trajo este hecho  para nuestros acordeoneros, ya que  como pago únicamente recibían  ron y comida de mala calidad, las consecuencias no se hicieron esperar, ellos todos  murieron en la más indignante inopia.

A pesar de todos estos hechos adversos a sus intereses económicos y de salud,  ellos siguieron divulgando la música vallenata por todo el caribe, en su trasegar encontraron un gran bastión para paliar su menguado economía, Ciénaga ,Fundación, toda  zona bananera los acogió, hasta allí llegaron para alegrar el alma festiva de sus habitantes, Luis E Martínez, Alejo, Nafer, Abel Antonio, Aníbal Velásquez, Lisandro Meza, Chico Bolaños, Landero, Los hermanos Román, Juan Polo,  “Pacho” Rada, “El Viejo” Emiliano, “Chema” Martínez, entre otros.

Los versos , piquerías  que motivaban rivalidades musicales entre los acordeoneros era la constante, y fue el caldo de cultivo para que un “turco” el libanes Camilo George Chams, residenciado en Fundación,  organizara una contienda musical en 1950 entre acordeoneros, ese primer encuentro lo gano ,Dionisio Martínez Pitre, primo de “El Pollo Vallenato” de Los Haticos La Guajira, y del legendario acordeonero de Fonseca,  La Guajira, Luis Pitre, otros ganadores en distintos años  fueron, “Chema  Martínez, Alfredo Gutiérrez quien para esa época contaba con 9 años fue declarado por el jurado, niño prodigio,1955, “Pacho” Rada Ospino y el último ganador en 1959, fue Luis Enrique Martínez , quien según,  Edgar George ex alcalde Barranquilla, el ganador toco el acordeón con un  pico de botella y los ojos vendados.

Pero antes del festival de Fundación, en Valledupar se hacían competencias entre acordeoneros, famosos son los encuentros en el famoso “Café la Bolsa” del antioqueño Coli Botero,  a una cuadra de la plaza Alfonso López, donde se daban cita los más importantes acordeoneros de la región, Ovidio Granados, “Colacho”, Calixto Ochoa, Alberto Pacheco, Miguel Ahumada,  Migue López y siempre contaba con la presencia y canciones de Rafael Escalona.   

Publicado en Celso Guerra Gutierrez
Escrito por
Leer más ...
Valora este artículo
(0 votos)

La magia y exuberancia   natural del Departamento de La Guajira, olvidada y marginada históricamente por dirigentes centrales y de su región, está gravemente lesionada, el orgullo guajiro ha sido humillado.

Contradictoriamente los habitantes de esta exótica  tierra viven en extrema pobreza, dentro de un territorio lleno de riquezas naturales  que se han evaporado en manos del contubernio, gobierno central y el peninsular, pobreza acentuada  por la crisis  Venezolana, quien nos ayudaba a paliar este mal endémico.

El solapado gobierno de Bogotá declaro a los dirigentes guajiros  incapaces de administrar sus dineros, siendo también ellos cómplices de la situación de hambre y sed que vive la provincia de padilla, creando inestabilidad administrativa, las ordenes tendrán que venir de la fría, y autista capital, ignorantes ellos, de las necesidades más urgentes de este pueblo.

Ante la carencia de verraquera, liderazgo y sensibilidad de los congresistas Guajiros, tal vez por ser cómplices,  para denunciar estos hechos vergonzosos, este clamor  de vida tuvieron que asumirlo nuestros músicos quienes a través de sus canciones, ya antológicas,  le dijeron al mundo lo que está sucediendo en este lugar de Colombia, sin que nadie escuchara estos lamentos ,estos cantos  hoy son la conciencia crítica de lo que está sucediendo en esta provincia, es  el documento más valioso de este robo continuado se venía cometiendo desde tiempos inmemoriales.

La Dama Guajira, 1986, canción de Hernando Marín la  compuso por  la entrega de los carbones del cerrejón a una multinacional gringa,  así lo denunciaba: “Ahora la dama tiene plata /viene el galán a su casa y promete  quererla/  Claro tiene el gas es una ganga/ la sal de Manaure y su carbón de piedra/Pa’ los gringos Pa’ Los yanquis, ay su carbón de piedra / y a nosotros nos dejan viendo candela”.

Romualdo Brito versátil compositor Guajiro, también se interesó por la denuncias ante situación calamitosa  de su pueblo, en su momento  lanzo su voz de protesta ante el mundo y clamo,

 “Volvieron Los Gallinazos”, en referencia clara a las negociaciones oscuras que hizo el gobierno con los carbones del Cerrejón, “volvieron  los gallinazos a mi querida Colombia que es todo un amor/dicen que vienen del norte dicen que vienen cambiando engaño por carbón/no pensé que mi Guajira virginal y bendecida por el gran creador / de nuevo iba ser vendida por la mente pervertida del poder creador”

Con el canto “La Sombra del Olvido” el compositor y rey de piquería vallenata,  Julio Salas, manifestó su inconformidad en el concurso de canción inédita del pasado  festival vallenato, para denunciar  que los niños wayuu están muriendo de hambre,

“De allá de mi Guajira donde nace el sol/ con el alma en la mano pidiendo justicia/ por un pueblo que muere en el olvido y no hay razón/hoy mueren nuestros hijos por un plato de comida /por un vaso de agua que tristeza  que dolor/ Hoy los wayuu pedimos más respeto por la vida/ pues a nadie le importa lo que pasa en mi región”.

Publicado en Celso Guerra Gutierrez
Escrito por
Leer más ...
Valora este artículo
(0 votos)

Hoy más que nunca está vigente  este clamor vehemente de ayuda, de auxilio, que lanzo hace exactamente 40 años, en favor de mejor calidad de vida para sus paisanos guajiros, el magistral compositor, Alberto Murgas  Peñaloza a través de sus canción, “Grito en La Guajira”,  grabada por el imberbe acordeonero, Juan Humberto Rois y el ya veterano cantante para la época, Juan Piña Valderrama.

Murgas denuncia en su canto el estado de postración, de pobreza extrema, de olvido,  de  carencia de los  más esenciales elementos para la supervivencia  en que ha estado sumido históricamente la población de La Guajira, por culpa  del gobierno  central de los cachacos  y sus aliados políticos de la península,  que lejos  de amainar el gemido  famélicos y moribundos de sus hermanos, los aumentan  con vergonzosos  actos de corrupción y robo de las  riquezas de su pueblo.

Dice Beto, “En el norte de Colombia/ ampliamente en La Guajira /es notable la zozobra /y la angustia que domina/el ambiente del desierto/que reclama en su agonía /que alejen el sufrimiento/que persiste noche día.”.

Los habitantes guajiros siempre han estado atormentados por la estigmatización cíclica a que se ha visto sometido  su sufrido  pueblo, primero como contrabandistas, lo denuncio Escalona en  “El almirante Padilla”  “Allá en La Guajira arriba/ donde nace el contrabando”,

Más recientemente   como marimberos,  al ser este  territorio invadido por cultivos de  marihuana,  promovidos por avidez de los ex combatientes gringos de la guerra de Viet  Nan,

Hecho también relatado por nuestros músicos, en  esta ocasión le correspondió en 1979 al compositor de Riohacha Romualdo Brito, con los hermanos Meriño de  El Molino,  “hoy me llaman marimbero/por cambiar de situación/y no piensan si primero/fui gamín o pordiosero /sin ninguna educación/ hoy por tener dinero/me persigue el gobierno/ hoy quieren saber quién soy”.

La dirigencia Guajira es señalada hoy de corrupta o ladrona, no porque sus niños mueran de hambre diariamente, ni porque hayan defraudado el erario, atérrense, el actual gobernador esta tras las rejas, por haber prometido en campaña electoral  un chivo a una comunidad indígena,  mientras que la anterior gobernadora fue  señalada de inhabilidad electoral,  el  alcalde de Riohacha se encuentra detenido por malos manejos de dineros de la alimentación de los niños, delitos excarcelables.

Los problemas de fondo, de raíz  de este departamento,  los que afectan a miles de guajiros, por culpa de dirigentes inescrupulosos tanto cachacos y de la región,  que gozan de sus mal habidas riquezas que ostentan y disfrutan, no los tocan.

Problemas planteados que sufre esta comunidad hace rato y denunciados en la canción, Soy el  Indio,  de Romualdo, que grabo Diomedes Con Colacho en 1979.

“Compadre yo soy el indio que tiene todo y no tiene nada/yo soy el indio guajiro de mi ingrata patria colombiana/ que tienen todo del indio más sin embargo  no le dan nada”.

Más injusto no puede ser este país con esta rica región, que irónicamente tiene un atraso en todos los frentes, más pronunciado que los países de áfrica. 

Publicado en Celso Guerra Gutierrez
Escrito por
Leer más ...

Visit the new site http://lbetting.co.uk/ for a ladbrokes review.

COPYRIGHT © 2012 RADIOGUATAPURI.COM

Calle 17 No. 15-67 Tel: (5) 5712371 móvil 320 549 00 99 Valledupar – Cesar – Colombia
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Design © Lestmar Ingeniería| Radio Guatapurí. Todos los derechos reservados.