Radio Guatapurí 740 AM

A+ A A-

Fiesta de Treintañeras vs Veteranas

Valora este artículo
(0 votos)

Diciembre siempre será diciembre. El Círculo de Periodistas de Valledupar, CPV, realiza desde hace varios años, la noche de premiación para seleccionar los mejores trabajos en cada categoría.  Felicitamos   a participantes y ganadores por mantener la profesión en buenas formas,  o sea en  buenos ojos, dedos, visiones y misiones.

Cada evento parecido, pero diferente en algo, buenos, regulares, excelentes y pésimos lo importante es hacerlo. Cada junta critica a la anterior y las primeras juntas critican a todas las anteriores y posteriores, ese es su oficio. La presentación de actos, este año, me cuentan, buena producción y organización,  al igual será la peor para otros y eso es la gracia. En la fiesta a cada quien le va como la goza. Y de gozones y  gozonas está lleno el Valle. Después les contaré curiosidades del  evento, lo serio, lo rescatable y lo mejorable. Pero no olvidemos, que la moda nos arrebata el alma, y hoy hombres y mujeres nos distinguimos por la ropa, los trapos  segunda piel que cada quien tenga. Nadie se acuerda de cerebros y menos de libros, l fiesta no es para eso. ¿Acaso hay gesto  que una mujer encuentre a otra en la misma fiesta con el mismo vestido?

 E n mi caso me encanta las mujeres, siempre con edades cercanas a la mia. No impido si llegan menores de treinta en esta promoción loca de las circunstancias. Las colegas que no asistieron tienen excusas perfectas. Todos sabemos que fue por celos y guerras internas propias de la humanidad, pero hablan de unión y cuando tienen que reunirse huyen como perros con pólvora.

 Algunas como Melitza Quintero,  acostumbrada con sus telas moradas brillantes y  con su risita recochera, no asistió por problemas de rodillas. Nuestra querida  Rosa Nubia Parra Mejía,  justo al bajarse del carro en la BRCL, tuvo una luxación en el talón izquierdo, por estrenar unos zapatos londinenses comprados vía internet en noviembre, nos perdimos de su vestido y collares de alto costo y un perfume parisino enviado a migración por alguien cuyo nombre publicaré en febrero,  aretes adquiridos con moneda bitcoin. Lástima por mi amiga del alma y deseo buena y larga vida.

Los caballeros usaron sus mejores galas,  asesorados por modistos imponen la talla. Faltaron Sergio López y Pablo Camargo proveedores de colores, telas y gustos españoles. La expresidenta  del CPV Mildreth Adriana Zapata no asistió, (odia la ruralidad de lugares, olvidó que sus ancestros conocieron el zancudo y  los ñames y toros en corraleja) pero al igual mandó a sus amigas fotos con un vestido rojo candela, de la misma tela, talla y precio que el de la primera dama municipal, señora de Ramírez Uhía. A propósito, Jimmy Núñez escondió su  redonda panza en un saco lleno de botones dorados, que usó el abuelo del alcalde, el recordado y querido Armando Uhía. Aun las aseadoras de Bellas Artes recogen botones por el patio. No es para tanto Jimis, una cosa es lealtad, otra seguir los pasos del abuelo.

El  azul fue el color de la noche, las féminas no sé si por el influente equipo azul de Ape Cuello, o por instrucciones internas de la alcaldía, alzaron al trapo azul en todos sus tonos.  Sandra Cujia Mora siempre radiante e impositiva se vistió muy simple  esa noche, ya el alcalde había aceptado su renuncia. Lució como si fuera a un bautizo de líder en la Comuna Cinco. Raro en ella, siempre elegante. En categoría azul Libia Orozco impactó, estuvo soberbia y sobria. Lili Vanegas también de azul fuerte, con mucha tela a cortar, Tati Orozco siempre elegante escogió de prisa su prenda, un buen azul petróleo, pero muy corta para ser largo y muy largo para ser corto. La salvó su novio el joven emprendedor Renier Castro y Saavedra, de impecable blanco senatorial. Jairito Jiménez con sus zapaticos fucsia y gafas tricolores lo dijo todo, ya no hay duda de su elegancia, su equipo y sus gustos muy actuales.  Sammy Sarabia se fue de vestido azul gris de cine mudo, muy simple, pero su gesto fue de artista consagrada.

La presidenta actual, Yanitza Fontalvo de azul celestial, muy celestial, usó un azul agua emduparina muy fresca y muy maja. Incluso olvidó su religión con su tentativo escote insinuador. La alcaldesa encargada de la Jagua de Ibirico, Yarselys Rangel formó el desorden con las flores en los vestidos, uniformó a todas las periodistas de El Pilón, muy elegantes,  floridas, a pesar de sus edades cincuentenarias. Clara Inés Araujo soltó una falda verdosa brillante y fue la sensación de la noche en su  categoría. Además bailó a su esposo Nando con fuerte abrazo, notable abrazo, fuerte, no simple y leve como el Wendy Peralta Cano con su novio Richard Dangond, ambos estuvieron formalitos tal vez por sus apellidos de bisabuelos.

La universalización de modas y vestidos no tiene igual, Damaris Rojas fue impecable, nadie pudo reconocerla por horas, el faltó el fonendoscopio para distinguirla de una médica, incluso su bata de 8 metros de fina tela blanca, es comentario del evento. Damaris  se adelantó a la moda 23 años. Destacamos lo de Margarita Saade, caro vestido muy caro para la ocasión, se veía bonita pero triste como  Santa Marta, según dice Carlos Vives. Fue la mejor cartera del evento. Lorena Parody estuvo brillante, muy brillante, faltó el príncipe porque la reina era ella. Buena bailadora. José Cuello, que pasó pordios!

Razón tiene María José Núñez, quien advirtió, sugirió  confirmó, que  deben dividir en categorías, es decir jóvenes menores de treinta, veteranas en grados I, II y III. La Núñez estuvo regia, lástimas sus gafas de veterana grado 3. Ocha Rosado con fulminante vestido verde marino norte, se robó miradas inquisidoras. Silvia Tobías, con su falda de florecillas nos recordó el empaque de jabón “Para mí”, tan nuestro en pasados años.

Katia Ospino estuvo fresca de un amarillo bien combinado, sin olvidar que se enredó más que un saco de anzuelos en presentación, pero a ella le luce todo. O casi todo! A Julieth Castro casi no la dejaron mover de su silla, su vestido negro fue discreto, fino pero alquilado. Lina Castelar  a lo Carolina Herrera, puso su marca, muy coqueta, pero con mirada lejana y ausente, por instante parecía inca peruana. Las sanjuaneras Ana Cecilia Fuentes no dejó telas en su tierra, kilómetros de tela en un solo cuerpo y Ruth Trinidad Mendoza encargó todo el hilo a Venezuela, para su vestido colorado, muy a la moda de frontera. Ambas derrocharon alegría. Daniela Marbello estaba altruista y arturista, tenía rojo hasta en las orejas, pudo estar mejor.  Aquí en categoría veteranas III, Juanita Ramírez se impuso, un vestido rojo cardenal ardiente, recordando sus tiempos de reina a inicios de los años sesenta. Lástima por Daniela Cárdenas que no encontró vestido en las boutique de la ciudad. Luz Andrea Gómez utilizó un vestido de sus jefas Cecilia Luquez y Nidia Galvis, sin embrago mejoró referente el año anterior. Las treintañeras volvieron a llevarse su panga de  Karelys Rodríguez con su discreción, compró con su prima laboral un vestido  lila de tela velvet y su zapatillas color nude, dio sopa, seco y postre. En definitiva fue la mejor vestida, repitió, nada que hacer.

Marito Naranjo estuvo bien, muy en familia como sugieren los cánones. Pesar con Yelene Cuan que se  quedó dormida después de  salir del salon, roncando María José Rumbo, despertó a las tres de la madrugada con el vestido en los muebles, y Ludys Ovalle que aún tiene el reloj biológico confuso por su temporada en España y llegó a Bellas Artes a las 7 siete de la mañana, cuando recogían los botones de la chaqueta de Yimmy Núñez en el patio. Mujeres de trabajo siempre, no son fiesteras. Si ser periodistas pero muy apegadas al oficio, fueron Tatiana Vivas y Elvia Galindo, a pesar de ir juntitas a comprar los trapos, la segunda le dio una panga de 7 puntos a la primera. Creo que ni se hablan hoy, por detalles de moda.

Inolvidable la frescura intertropical  de Griselda Gómez, su vestido amarillo de flores verdirojas, ranitas en miniatura, raíces y animales sin aftosa y con rasgos fitosanitarios fue la novedad. La capi en categoría veterana II fue la máxima autoridad de la noche. Tremendo homenaje hizo Viviana Altahona a Corpocesar con ese vestido de pavo real con sus plumas. Del Siva seguidora de Kaleth? Albana Ríos no le sonó mucho la cosa. A propósito estuvo con todo.

PD. Por el interno puedo contarles los que mis asesores, MS/MJRB/RHRQ/RRWF/PLMM/. Para agradecimientos e insultos pueden hacerlos después de enero 14 al regresar al país. Feliz año.

 

Visit the new site http://lbetting.co.uk/ for a ladbrokes review.

COPYRIGHT © 2012 RADIOGUATAPURI.COM

Calle 17 No. 15-67 Tel: (5) 5712371 móvil 320 549 00 99 Valledupar – Cesar – Colombia
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Design © Lestmar Ingeniería| Radio Guatapurí. Todos los derechos reservados.