Radio Guatapurí 740 AM

A+ A A-

El Chulavita

Valora este artículo
(0 votos)

El deambular  de nuestros juglares, campesinos naturales, por inhóspitos, pobres y feraces pueblos de la región,  los llevó a vivir  situaciones insólitas que  el mundo conoció después convertidas  en  exitosas canciones que traspasaron las barreras geográficas y del tiempo en diferentes versiones.

El colosal Gilberto Alejandro Durán Díaz, fue portador y protagonista de miles de este anecdotario que hoy enriquece la música vallenata, desde que partió muy temprano de la hacienda las cabezas en El Paso, donde trascurrió  su niñez y adolescencia, hasta llegar a Barranquilla donde vivió 5 años, Magangué 3, Montería, Sahagún y Planeta Rica, allí pasó el resto de sus días, Alejo decía “soy Magdalenense de nacimiento, Cesarense por decreto y Cordobés  por adopción”.

Todo el  caribe fue santuario musical de sus travesías musicales, era idolatrado, el mejor ejemplo ocurrió en  la población Altos del Rosario, Bolívar, a la cual llegó por unos días y se quedó  largo tiempo, los pobladores lo lloraron el día que partió, el inmortalizo ese caserío en una famosa canción.

Alejo, fue amigo y compadre  entrañable de Luis Enrique Martínez, había tanta afinidad, que uno oficiaba de cajero del otro, cuando  alguno  de ellos estaba varado.

Eran tan fuertes los lazos de amistad entre estos dos colosos del vallenato, que  Martínez fue invitado como padrino de  matrimonio de su compadre Joaquín Bocanegra.

 Martínez, llevó a Alejandro para que se ganara unos pesos al pueblo que estaba de fiesta, Durán fue contratado para para  un bazar, distante de la fiesta donde se encostraba “el Pollo Vallenato”.

 Hasta el bazar llegó el chulavita Ramón Eduardo, así era llamada la policía conservadora,  era el  terror de la población, a cobrar  quince pesos del impuesto del baile, Durán los pagó, la fiesta continuó, el policía camorrero regresó a los quince minutos, ordenó  acabar la fiesta; Alejandro, pidió le fuera devuelto la plata del impuesto, el chulavita al observar la imponencia y musculatura del negro color de ébano, desistió y dejó que la fiesta continuará hasta su culminación.

Los pobladores al observar que Alejandro no le temía al chulavita,  aprovecharon para desquitarse de sus abusos, le comentaron a Durán que el uniformado  había levantado a culata limpia a Luis Enrique, Alejo se enfureció, lo buscó y encontró,  lo alzó  por el cuello, lo zarandeó y tiró a un charco, lo insultó, le dijo  “soy  el hombre que orinó con la carga bien puesta”, lo  llamaba  cobarde, porque a pesar de llevar un arsenal de armas, revolver, fusil, cananas no se atrevía usarlas.

Los pobladores, campesinos en su mayoría, daban vivas a Duran, mofaban y burlaban  al chulavita, hasta ese momento su terror, Luis Enrique al enterarse  llego hasta el sitio de los acontecimientos, le indagó a Durán que había pasado, este sorprendido, le contra preguntó a Martínez ‘’¿y este no y que te había pegado un culatazo?’’; oh  sorpresa de Alejo,  cuando Luis Enrique le dijo,  “usted parece perro para andar peleando, yo jamás he visto este hombre en mi vida”.

 De Ramón Eduardo, el chulavita, jamás se volvió a saber.

Deja un comentario

Make sure you enter the (*) required information where indicated.Basic HTML code is allowed.

Visit the new site http://lbetting.co.uk/ for a ladbrokes review.

COPYRIGHT © 2012 RADIOGUATAPURI.COM

Calle 17 No. 15-67 Tel: (5) 5712371 móvil 320 549 00 99 Valledupar – Cesar – Colombia
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Design © Lestmar Ingeniería| Radio Guatapurí. Todos los derechos reservados.