Radio Guatapurí 740 AM

A+ A A-

Ingratitud

Valora este artículo
(0 votos)

Después 60 años de darle  brillo a Colombia en el exterior y mostrar la cara amable de este flagelado y desprestigiado  país por diferentes tipos de violencia y delincuencia, son lamentables las condiciones de extrema pobreza en que murió otro grande de la canción colombiana, Nelson Pinedo Fadul.

No es la primera vez que este tipo de acontecimiento sucede con artistas de este país, mueren en la ignominia abandonados a su suerte, por no contar esta nación  con políticas de estado que protejan de estas calamidades a sus más  sobresalientes hijos.

Los músicos son grandes  difusores de nuestra nacionalidad, sus obras trasciende tiempo y  fronteras,  desempeñan mejor papel que la voluminosa, costosa y torpe carga diplomática que nos representa en el concierto mundial, Ej. Panamá, Los Monjes y Nicaragua.

La lista de canciones colombianas que se escuchan por el mundo es extensa, para vergüenza nuestra, la legislación autoral es difusa y confusa, Sayco beneficia a pocos que no han tenido la trascendencia de los antológicos, que esperan como el coronel de García Márquez, sean compensados con los beneficios que  su obra produce y que no llega a sus bolsillos.

Crescencio Salcedo, es de los casos aberrante de abandono, compositor de canciones que han tenido permanente difusión en todos los rincones del mundo, Mi Cafetal, La Múcura y el imperecedero Año Viejo, Salcedo, deribaba su sustento de la elaboración de flautas de caña de millo que vendía en las calles de Medellín, murió tirado  en una de estas calles, triste, solo y desarrapado.

Wilson Choperena, otra prueba de la insensibilidad estatal y  órganos encargados de recaudar los dineros del derecho autoral, Sayco le asignaba una pensión de 250 mil pesos, por la canción, que es nuestra segunda identidad después del himno, La Pollera Colorá, de la cual Choperena fue su coautor, irónicamente un ex alto directivo de Sayco, guajiro y compositor, para más señas, comento que Wilson era arribista porque quería vivir de esa sola obra, lo que desconoce este colega de Choperena, es que esta cumbia, ha sido versionada más de 600 veces en diferentes partes del mundo e idiomas y que tal vez él, no tenga una canción de esta trascendencia, porque la obra de dicho ex , es conocida a nivel parroquial, Choperena murió en el ostracismo, vivió sus últimos días en un cuartico  en Bogotá.

El Autor del ritmo merecumbe y su obra cumbre, ¡Ay Cosita Linda!, Francisco “Pacho” Galán, sufrió  la ingratitud de los políticos mañosos,“El viejo Pacho”, murió en condiciones calamitosas, ciego con Alzheimer y pobre  en su natal Soledad,

En el medio local se destaca el caso de Wilson Sánchez, hace 50 años su canción “La Banda Borracha”, se pasea por todos   los confines del mundo, “Wicho”, deambula todavía por la calle del Cesar de Valledupar, no ha podido encontrar  lo que andaba buscando.

Injusto que políticos que avergüenzan al país reciban pensiones de 30 millones de pesos y artistas difusores de nuestra identidad en el mundo vivan y  mueran en la indigencia.

Modificado por última vez en

Visit the new site http://lbetting.co.uk/ for a ladbrokes review.

COPYRIGHT © 2012 RADIOGUATAPURI.COM

Calle 17 No. 15-67 Tel: (5) 5712371 móvil 320 549 00 99 Valledupar – Cesar – Colombia
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Design © Lestmar Ingeniería| Radio Guatapurí. Todos los derechos reservados.